Los contables salvarán el mundo | José Luis Morales

Los contables salvarán el mundo

Los contables podrían salvar el mundo“, este fue el desafío lanzado por Peter Bakker, presidente del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) durante la celebración en 2012 en Río de Janeiro de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (más conocida como Río+20).

El cambio climático plantea un riesgo importante para la economía global. Es un problema a largo plazo y, como tal, demanda soluciones a largo plazo. Todas las empresas, de todos los sectores y de todos los tamaños, se verán afectadas en mayor o menor medida.

Precisamente estos días se presentan dos documentos que pueden condicionar el día a día de nuestras empresas. Por una parte, el informe de síntesis del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) que, en palabras de su presidente, Rajendra Pachauri, “suministrará la hoja de ruta con la cual esperamos que los políticos encuentren el camino de un acuerdo global para finalmente revertir el curso del cambio climático“. Y por otra parte, la Oficina Española de Cambio Climático, perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente, ha lanzado la Hoja de Ruta 2013-2020 con 43 medidas que deberán aplicar las empresas, los particulares y las instituciones, y para las cuales se estima una inversión público-privada de unos 2.700 millones de euros. Y no olvidemos la futura Ley Catalana de Cambio Climático (LC3), actualmente en proceso de debate.

¿Por qué la contabilidad? ¿Cómo pueden los apasionados de la partida doble y de los cálculos numéricos asumir la responsabilidad de detener nuestra transición hacia un planeta peligrosamente caliente, contaminado y con escasez de recursos?

Necesitamos asegurarnos de que la información corporativa aclara no sólo la cantidad de dinero que una empresa ha ganado, sino también cómo utiliza su dinero. Mejores prácticas contablespueden ser justamente lo que se necesita para conseguir que las empresas comiencen a cambiar la forma en la que sus actividades impactan en el medio ambiente.

¿Cómo se mide el valor de todos los recursos necesarios para fabricar un smartphone? ¿Cuál es el valor del aire limpio frente a la contaminación? Las externalidades son los efectos de la producción de bienes y servicios, y pueden ser negativas (como la contaminación), o positivas (como la creación de empleo). Su contabilización podría resultar determinante, ya que al calcular el valor de todo lo que tomamos de la naturaleza para fabricar las cosas que compramos, y también al medir el daño que inflige un producto en el medio ambiente durante su producción y consumo, obtendríamos una visión más realista de sus verdaderos costes. Y si calculamos este valor, ¿quién lo paga?

Este conocimiento podría conducir a grandes cambios en la manera de fabricar, consumir y disponer de los productos, y guiarnos hacia un desarrollo más sostenible. La contabilidad puede ayudar a llegar a un nuevo modelo, y será clave para la creación e implementación de sistemas que permitan medir y valorar las externalidades en todas las organizaciones.

Algunas empresas ya han comenzado a tomar el camino correcto. La compañía alemana de artículos deportivos Puma dio un paso adelante hacia la contabilidad de las externalidades hace ya algunos años, cuando elaboró una cuenta de pérdidas y ganancias medioambiental. En el año 2010 valoró en 145 millones de euros los impactos ambientales de todas sus actividades, desde sus oficinas centrales hasta el eslabón más remoto de su cadena de suministro. La sorpresa llegó cuando, a través de esta cuenta de pérdidas y ganancias, Puma pudo constatar que únicamente el 6% de su impacto ambiental proviene de las propias operaciones de la compañía. El resto procedía de su cadena de valor, fuera de las cuatro paredes de la empresa. Conocer dónde se producen estas externalidades está ayudando a cambiar las prácticas de negocio de la organización para hacerlas más sostenibles.

Algo nuevo está sucediendo alrededor de la contabilidad. Y está sucediendo en un mundo en el que ya en el año 2000 se estimó que 51 de las 100 mayores economías del mundo no eran países, sino enormes corporaciones multinacionales.

Artículo publicado originalmente el 22.11.2014 en L’Econòmic | El Punt Avui

1 Comentario | Leído 330 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Una respuesta a “Los contables salvarán el mundo”

  1. Milton dice:

    la profesión contable cada día resulta más importante para empresas y gobiernos! Las NIFFs , NICs, NICs pymes y NICSP, la contabilidad adquiere la categoría de ciencia!

Enviar Comentario

*